domingo, 24 de febrero de 2008

Los peligros del carril-bici segregado


Existe un intenso debate entre los defensores del transporte urbano sin motor sobre la idoneidad de segregar la circulación de bicis del tráfico motorizado (ver artículo en Wikipedia). Acostumbrados a una ciudad en la que se prima la gran velocidad y las calles de 4 o más carriles para coches, nos hemos acostumbrado a reclamar carriles propios para el ciclista, difundiendo la idea de que adaptar la ciudad a la bici es caro y requiere sobreestructurar las calles y robar espacio al peatón (carriles, semáforos, señales...). Pero esto nos despista de los objetivos originales que compartimos muchos ciclistas (y peatones): disminuir el tiempo de transporte, reducir el peligro en las calles y la contaminación en Barcelona, recuperar espacio público. A menudo criticamos un carril bici por estar mal diseñado y poner en peligro al que pedalea y al que camina, pero la pregunta podría también ser: ¿Es necesario ese carril bici por la acera? ¿No sería más fácil, más barato, más seguro pacificar la calzada que hay al lado permitiendo que el ciclista circule por ella y reservar la acera al peatón?

La tendencia actual es integrar todo el espacio de la calle en lugar de superestructurarlo; diseñarla de forma que peatones, ciclistas y vehículos a motor se cedan el paso por sentido común en lugar de atendiendo a carriles y señalización. Esto no sólo es posible sino que además es ya realidad en sociedades que nos llevan mucha ventaja en el tema:
http://www.iht.com/articles/2005/01/21/news/profile.html
En esta línea, la señalización, los semáforos y los carriles segregados, son la mayoría de veces la constatación de que algún diseñador de calles no hizo bien su trabajo (en el caso de Barcelona yo diría que ni siquiera existió):
http://www.wired.com/wired/archive/12.12/traffic.html

Reivindicar más carril bici como la solución final al transporte en bici y al transporte urbano en general es un engaño. El espacio natural de la bicicleta es la calzada con otros vehículos, no un carril aparte. Quien haya circulado por el carril segregado del Paralelo (de los más caros e inseguros de la ciudad) sabe de qué hablo. ¿Alguien se ha preguntado de qué sirve el CB de bajada de la calle Enrique Granados? Se pacificó la calle, se dejó acertadamente un sólo carril para el tráfico a motor, que ahora circula necesariamente a poca velocidad. ¿Para qué robarle espacio al peatón con un carril bici que en cada intersección se ve abocado a la anarquía? ¡La bici puede ahora ir por la calzada de vehículos!

Por último, recomiendo una página crítica con la segregación y con bastante documentación y links, por Txarli: http://bicilibre.livejournal.com/
Y otra página de la campaña de Galwick contra la proliferación de carriles bici, con muchos links a estadísticas internacionales sobre el aumento del peligro ligado al carril bici: http://galwaycycling.org/archive/info/cycle_tracks.html

1 comentario:

mikell dijo...

Podeu fer un cop d'ull a uns consells pràctics: mikell.bloc.cat/post/2683/137365