miércoles, 2 de abril de 2008

El enfrentamiento ciclista-peatón: una cortina de humo.

En la mañana de hoy (miércoles 2 de abril de 2008), Carlos Francino (Cadena Ser) ha dedicado unos minutos del programa más escuchado de la radio en España al tema "bicicleta urbana" cayendo en el mismo tópico fácil que otras cadenas: el enfrentamiento peatón-ciclista.

La misma paranoia que se alimentó en 2007 con la ordenanza municipal sobre el uso de la bicicleta.
Muchas asociaciones y webs ciclistas estamos reivindicando el uso de la calzada pacificada, con tráfico lento en la mayoría de vías, para así poder circular por el espacio natural del ciclista (el asfalto) y no ocupar con carriles bici innecesarios el escaso espacio del peatón. Pero para eso es necesaria una política de pacificación del tráfico motorizado que no requiere grandes presupuestos, sólo voluntad política y ciudadanos informados.

Enfrentar a peatón y ciclista es desviar la atención del verdadero problema: El problema del peatón es el vehículo a motor que impide a sus hijos salir a la calle, contamina, llena de ruido la ciudad y ocupa la mayor parte de nuestro espacio público. Es un problema fácil de solucionar, en muchos otros países ya se ha hecho y aquí también se hará. Depende de nosotros si queremos esperar otros 20 años.

La bicicleta no aumenta el número de accidentes, lo disminuye. Y el ciclista aporta además una ciudad más limpia, menos ruidosa, menos ocupada por automóviles.
¿Qué recibe a cambio? A cambio le toca ser la víctima del transporte urbano (ver artículo más abajo con estadísticas de la DGT).

7 comentarios:

Aalto dijo...

-off topic-

Felicidades por el blog, tienes un premio por aquí

Un saludo madrileño,
y buenas pedaladas.

Letizinha dijo...

Hola!!! ya te he linkado también desde bicingyrobing. Saludos!!!!
Leticia

Jose Luis Loza - indy dijo...

considero que el ciclista, el peatón y el automovilista deben tener siempre una vía para desplazarse ininterumpidamente. Las ciudades construidas primero para peatones, luego para carretas y luego para autos no están pensadas enla libre circulación de las personas. En terminos de prioridad creo que primnero se ha de garancizar la libre circulación del peatón, sin obstáculos , luego vendrá la bici y por último el auto. El auto puede esperar.

peligrosos - indy dijo...

Creo que como consecuencia, tanto de factores que podríamos englobar como "degeneración de la socialidad", como de otros motivos más "estructurales" (horarios, distancias, cumplimientos obligados) -y teniendo en cuenta que lo segundo incide desde la raíz sobre ese llamado "egoísmo" y falta de respeto-, nos encontramos ante un panorama en el que abundan los cafres, como yo mismo en un momento dado. Y los ciclistas no son una especie social aparte, aunque a veces parece que hablar de ello -dentro de los umbrales de cierto enterno o en los medios políticamente más correctos- sea hablar de un colectivo de almas puras. Obviamente, no son ni más ni menos que otros tantos grupos motrices urbanos, y los peatones lo sabemos perfectamente (últimamente me ha ocurrido que me "avisen" silbando cuando vienen por la acera desde detrás, que debe de quedar más bohemio-fashion-modernillo), y sólo la fortuna me ha librado de un encontronazo fuerte. En resumen: ya que puedes encontrar un ciclista desconsiderado tanto como un conductor o una viejecita con su carrito de la compra desconsiderados, deberían hacer los carriles-bici tomando para ello parte de la carretera, como en casi cualquier urbe del Planeta, porque entre ostias y obras, aquí dentro de poco no se va a poder caminar.

... - indy dijo...

ciclistaBCN,

Me traslado en bicicleta diariamente durante unos diez años por Barcelona y asi lo entiendo:

El ciclista, es una persona en bici. significa simplement esto.

La bicicleta es un medio de transporte, no una medida para reducir los accidentes. La conducta de los ciclista y peatones puede reducir los accidentes.

Yo no tengo automovil y si lo tuviera no lo utilizaria por la ciudad.

Por ir en bici no quiero nada a cambio y no me considero victima del transporte urbano, si no una opción más, la más util para mi situación y con la misma probabilidad a tener accidentes.
Dependiendo del estado mecanico de la bicicleta y los medios de transporte que me rodean y, de mi actitud y, de las personas que me voy encontrando.

Lo que argumenten los medios de comunicació de distrubición generalizada, en temas como estos "bicicleta urbana" (en bicicleta por la ciudad) es una opinión personal del periodista me parace en este caso.

El se comunica (¿el va en bici o camina por la ciudad?).
Tu te comunicas.
Yo me comunico.

Su opinión serà la más ecuchada, peró la gente también camina y va en bicicleta por la ciudad, cada persona tendrá su opinión.

La Radio Española, como pública y con profesionales, con aptitudes para enfocar los temas des de un punto de vista concreto, no parece responsable al plantear este tema en base a la confrontación.
Como publica y como medio de comunicació de gran audiencia, entiendo, personalmente, más apropiado el entendimiento y convivencia.

P.E.: Un consejo, los dias que miro a la gente a la cara, la gente se siente segura. Puedo ver la intención que tienen y decirles con gestos por donde voy a pasar. ;/ )

Buen manual para connocer situaciones accidentales al ir en bici por la ciudad. Gracias por el enlace.

aps - indy dijo...

Crec que tens força raó, però molts ciclistes també necesiten més conscienciació de l'impacte que generen sobre els peatons.
No pot ser que es creguin amb carta blanca per fer i anar per on vulguin com molts fan (sobretot el gruix de turistes que no saben ni per on van amb el seu bicing dels ous)

adosruedas dijo...

¿Automovilistas?, ¿moterxs?, ¿ciclistas?, ¿peatones?... En primer lugar, utilicemos lo que utilicemos para desplazarnos por la ciudad, somos personas y por ello cabe la posibilidad que con independencia del sistema que utilicemos para desplazarnos, todxs podemos ser unxs cafres consumadxs.
En mi opinión, una parte importante del problema es la masificación de todo. Las zonas peatonales están atestadas e invadidas de peatones, y no sólo de turistas. El comportamiento de estos peatones en ocasiones, es como si sólo estuvieran ellos en el mundo y todo estuviera a su disposición. Lxs ciclistas, en estos entornos de desbordamiento peatonal fascinado por escaparates, en muchos casos es completamente desconsiderado y es cierto que los paseantes no colaboran en absoluto, pero eso no legitima comportamientos temerarios y peligrosos de algunos ciclistas.
En cuanto al tráfico, lo mismo. La masificación hace que cada cual vaya a lo suyo, y en muchos casos sólo nos importe llegar al lugar cuanto antes y que no nos quiten el sitio para aparcar, lo más cerquita posible de donde nos apeamos. Es costumbre bastante habitual, dejar coches en doble fila, dificultando el tráfico de los demás que tienen que maniobrar en calles repletas de coches, vallas de obras, zanjas, camiones, motos, bicicletas, autobuses... patinadorxs e incluso peatones que se bajan de la acera para cruzar por donde le va mejor. Pero tampoco es menos habitual, ver bicicletas atadas con cadenas antirrobo, en árboles, como si el árbol formase parte de mobiliario urbano, e incluso, e visto bicicletas atadas de manera que impedían la salida de motos de sus zonas destinadas a aparcamiento.
La ciudad, en muchas ocasiones se convierte en una guerra de baja intensidad, de todos contra todos, en la que sólo se reclaman unos hipotéticos derechos cuando nos sentimos agraviados directamente. Me he encontrado con el caso de que alguien que iba en bici, me llamaba la atención por haber atado mi bici en un lugar destinado para bicis, en el que él tenía su pitón atada y en el suelo, aludiendo que era el sitio donde siempre la dejaba y que además dejaba la pitón para que se supiera que estaba ocupada esa plaza. Vamos, que los usuarios y usuarias de bicis, ni somos personas sensibles, ni estamos concienciadxs de lo fundamental, ni nada de todo ese mundo ideal que rodea los discursos de la utilización ecológica de la bicicleta. Y considero que en la ciudad, sí que hay un enfrentamiento por la ocupación del espacio.